Arrecifes Artificiales

Arrecifes artificiales capaces de reducir la huella de carbono y favorecer el crecimiento de la flora y fauna marina

  • Este proyecto pionero reduce en un 30% la huella de carbono en su fabricación respecto al estándar, duplica la fijación de CO2 en el fondo marino y su diseño promueve la proliferación de fauna marina autóctona 

Rover Grupo ha desarrollado y liderado el proyecto de investigación “Living Ports: Infraestructuras marítimas de hormigón sostenible para favorecer el crecimiento de flora y fauna marina” que, junto a la Universitat Politècnica de València, la Universidad Católica de Valencia y con el apoyo de la Agencia Valenciana de Innovación, ha logrado obtener arrecifes artificiales de un hormigón que reduce hasta un 30% su huella de carbono respecto al estándar, duplican la fijación de CO2 en el fondo marino y promueven la proliferación de fauna marina con un diseño medioambientalmente compatible.  

Las infraestructuras costeras y marítimas basadas en hormigón, tan necesarias para el desarrollo económico de nuestra sociedad, se colocan en hábitats naturales que pueden alterar la flora y fauna marina existentes. 

Para minimizar estos efectos, en el proyecto pionero Living Ports “se ha desarrollado una tecnología de adaptación de estas infraestructuras marítimo-portuarias a los entornos naturales y al cambio climático, ya que una de sus consecuencias es la constante erosión y el retroceso de la arena en nuestras costas”, destaca Alfredo Rodríguez, presidente de Rover.

 

Su diseño se ha materializado con dos objetivos complementarios, tal y como señala Lisardo Fort, responsable de I+D de Rover, “por un lado, la reducción de la huella de carbono mediante el uso de materiales reciclados y, por otro, la capacidad de promover el crecimiento de la flora y fauna marina gracias a un diseño innovador”.  


i+d+i
i+d+i

Un nuevo concepto para infraestructuras de protección costera.

Así pues, el nuevo concepto sostenible para estas infraestructuras de abrigo de puertos o de protección costera, se basa en la formulación de una matriz de hormigón con una huella de carbono reducida, que mantenga las mismas o mejores prestaciones técnicas de un hormigón estándar y en el diseño con una serie de modificaciones a nivel micro superficial y macroestructural, para aumentar la capacidad de proliferación de especies autóctonas.  

Tras la realización de pruebas iniciales en el laboratorio, se fabricaron una serie de prototipos con distinta composición del material, distintos diseños (pared vertical y piramidales) y con funcionalidades diferentes para representar diversas aplicaciones marítimas o portuarias. Estos prototipos, instalados en el Puerto de Sagunto, se monitorizan mediante sistemas ROV submarinos (robot submarino no tripulado), de Rover Maritime, que realizan inmersiones de manera periódica.  

Como principales resultados obtenidos hasta la fecha, destacan la reducción de hasta un 30% su huella de carbono respecto al estándar, la obtención de un sistema binario material-diseño que casi duplica la fijación de CO2 en el fondo marino y la obtención de un diseño que promueve la proliferación de fauna local. 

Extrapolando estos resultados a un ejemplo, como puede ser la aplicación como protección costera de una playa como Pinedo (Valencia), estas estructuras sostenibles, con función de protección, fijarían adicionalmente más de 1,5 toneladas de CO2 sólo en el primer ciclo de asentamiento de algas marinas locales.  

El proyecto ha sido presentado recientemente por Rover en Altea durante la Jornada ‘Innovación para la Sostenibilidad de la Costa ante el Cambio Climático’, que congregó a más de 600 profesionales del ámbito público y privado.


Compartir

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información